JÓVENES EMPRENDEDORAS

¡Hola! Somos Olimpia & Carolina: dos hermanas emprendedoras de Barcelona que diseñan juguetes geniales para padres y familias modernas! Si no nos conoces, aquí te contamos nuestra historia…

TODO EMPEZÓ EN EL COLEGIO

Cuando teníamos 16 (Carol) y 21 (Oli) años -Carol en el colegio y Oli en la universidad- empezó este proyecto de vida. Venimos de una familia muy emprendedora, desde nuestros abuelos hasta nuestros bisabuelos, el business siempre han corrido en nuestra sangre. Crecimos rodeados de los valores del trabajo duro, la constancia y el esfuerzo diario. Desde el día 1 nuestra mayor inspiración siempre han sido nuestros padres, a ellos les debemos todo.

EL “CÓMO” EN VEZ DEL “QUÉ”

Siempre supimos que queríamos crear un mundo desde donde pudiéramos conectar nuestros valores personales con nuestro trabajo diario, un proyecto propio con una fuerte esencia detrás, y donde pudiéramos hacer de este mundo un poco mejor cada día. Para nosotras siempre ha sido mucho más importante el CÓMO lo hiciéramos que el QUÉ. Y resultaron ser juguetes sostenible para niños.

Todo empezó cuando descubrimos el caucho natural, nuestra principal materia prima, una fuente natural y biodegradable que proviene de los árboles de Hevea. Siguiendo un proceso de producción lento y muy artesanal, diseñamos unas cuantas referencias y muy pronto nos dimos cuenta de que esa pequeña idea podía convertirse en algo grande.

“Desde los inicios de Oli&Carol queríamos actuar en beneficio de la sociedad. Para hacerlo, estamos constantemente transmitiendo mensajes importantes y tomando acciones para ayudar a nuestro planeta".

DE BARCELONA AL MUNDO

Hoy estamos presentes en +80 países en todo el mundo. Nuestro objetivo es seguir ampliando nuestras categorías, nuestra comunidad y mensajes en todo el mundo. Así como seguir investigando para ofrecer los juguetes para bebés más cool, sostenibles e innovadores.

UNA COMUNIDAD SÓLIDA

En seguida conectamos con esos padres modernos conciéncialos con el medio ambiente que buscaban marcas que ofrecieran algo diferente, orientado al diseño y sostenible. Poco a poco, fuimos diseñando mordedores y juguetes de baño para los niños más sostenibles y a partir de los cuales podíamos transmitir mensajes de valor.

Mi hijo come brócoli desde el día empezó a morder a Brucy the Broccoli

Madre

AYUDA AL PLANETA Y A LAS PERSONAS

Como marca colaboramos con asociaciones que plantan corales y restauran nuestra biodiversidad en los océanos, donamos productos a hospitales infantiles locales para bebés hospitalizados y ponemos nuestro granito de arena en el día a día en causas y organizaciones donde creemos que podemos ayudar. Además, con nuestros diseños de Frutas y Verduras, introducimos a los más pequeños en un estilo de vida saludable.

Nuestra misión es ayudar al planeta cada día eligiendo alternativas lo más sostenibles posibles. Y seguir introduciendo a nuestra comunidad en cuidar de sí mismos y de otros que lo necesitan. Conoce más sobre nuestras colaboraciones sociales en nuestra sección MÁS QUE JUGUETES.

“Creemos que las pequeñas acciones hacen grandes cambios. En Oli&Carol intentamos hacer de este mundo un lugar mejor pero nuestro principal objetivo es involucrar a nuestra comunidad en acciones diarias que hagan esto realidad”

NUESTROS VALORES PERSONALES EN EL TRABAJO

Nos consideramos amantes del arte y el diseño. Nos encanta viajar, conocer nuevos lugares y gente nueva, así como descubrir diferentes culturas. El hecho de que Oli&Carol esté ahora presente en tantas partes del mundo se debe a que nunca hemos visto fronteras. No hemos tenido miedo de querer conectarnos con alguien que está en el otro lado del mundo, o exhibir en una feria comercial lejos. Salir de nuestra zona de confort siempre ha sido un desafío que nos encanta tomar.

TU HOBBY COMO TRABAJO

Hacer de tu pasión tu trabajo es algo que hace que todo tenga sentido. Estamos en continua innovación diseñando y expandiendo la marca por todo el mundo. ¡Lo mejor está por llegar!

Carrito

No hay más productos disponibles para comprar

Tu carrito está vacio.